Por fin tenemos exposición.
Dieciséis años después de la muerte de Nicasio Rodríguez, trece desde que firmase con sus hijos, en nombre del CEB “Ledo del Pozo”, un documento que preveía la realización en el plazo de seis meses de una muestra de las piezas más singulares de su “colección”. A partir de la cual podría desarrollarse un Museo de Benavente, depositario de dichos fondos, creado por unanimidad de todos los grupos políticos en pleno municipal de 27 de enero de 2005. Por fin, digo, tenemos exposición. Fracasado un intento, presupuesto incluido, a instancias del que suscribe, de llevarla a cabo en 2008, aburridos, resignados, incrédulos, realmente hartos, desarmados de paciencia, “a la vejez, viruelas”, por fin, insisto, se da cumplimiento a un proyecto reformulado cada legislatura “para lo mismo repetir mañana”: nada.

No ha sido esta vez así y hay que celebrar y agradecer la sensibilidad del gobierno municipal presidido por D. Luciano Huerga que, por encima de vacuas declaraciones solemnes, ha entendido el compromiso inaplazable de realizar esta muestra, base de un futurible Museo de Benavente. No sabemos si esto llegará alguna a vez a materializarse, más allá de unanimidades sin fuelle, pero para ser pesimistas siempre hay tiempo. Todas las piezas han sido inventariadas, sigladas y debidamente protegidas en 2006 (STRATO), muchas restauradas, algunas en depósito en el Museo de León (1994), por expreso deseo del hallador. El grueso, sin embargo, se encuentra a buen recaudo en la Casa de Cultura “Soledad González” de Benavente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *